El Convento de los Dominicos

EDIFICADO: siglo XVII

DEMOLIDO: 1850

Arquitectura Religiosa, Edad Moderna

Autor: Desconocido

Localización: Calle de la Princesa (actual calle Rafael Altamira)

El Convento de Santo Domingo estuvo situado en el actual emplazamiento del Hotel Amérigo. Mucho se ha hablado y escrito sobre si dicho hotel está en un antiguo convento, como sostiene su web, o no. Bueno, de eso escribiremos un poco más abajo. Vamos con los frailes dominicos.

Blasón de la orden de Predicadores o Dominicos
Los Predicadores llegaron a nuestra ciudad en el año 1586, estableciéndose en un principio en el barrio de San Antón, extramuros, en una pequeña casa en la calle de la Parroquia, actual Diaz Moreu. En un principio su situación era de extrema pobreza, subsistiendo a base de limosnas. Esta situación precaria no duró mucho, solo hasta que se trasladaron a una casa de la familia Baeza -Pasqual Baessa- entre la calle Mayor y la del Mar, actual Altamira. En aquel entonces, la fachada principal de esa casa daba directamente al mar, separada solo por la calle y la muralla junto al torreón de San Bartolomé, desde donde partía hacia el interior el Vall (actual Rambla).

Según Francisco Seijo Alonso, era un edificio de los más hermosos de la ciudad y digno de admirar en la actualidad de no haber sido derribado. Como tantos otros, don Francisco. Veamos qué nos cuentan nuestros cronistas sobre el convento:

Vicente Bendicho en 1640 decía lo siguiente:

   Será la yglesia de esta casa, conforme la tienen muy precipitada, muy principal; el dormitorio saca ventanas al mar, que hace las celdas muy apetecibles, y entre el dormitorio y la yglesia se hará el claustro, muy bueno, con que será de los buenos de la ciudad. [...] Tiene este convento muchas reliquias, es a saver, de San Sebastián, San Cosme y San Damián, San Pedro Mártir, San Crisanto y Darío, santos Crispín y Crispián, San Blas, San Christobal, San Adbón y Senén, San Fabián, San Estevan papa y mártir, San Vicente y San Tiburcio, San Valeriano, San Jorge y Santa Cecilia, Santa Apolonia, Santa Bárbara, Santa Lucía, Santa Inés, Santa Práxidis, Santa Potenciana y San Antonio Abad, de las quales consta la legitimidad con bula, dada en Roma a 30 de marzo de 1588 [..]. Otra reliquia tiene notable, de San Erasmo, que es su cabeza.

Entendemoso con este párrafo que en 1640 la casa de Pascual Baeza seguía tal cual, todavía sin reformar, sin claustro ni iglesia. Un siglo después de la reforma, a principios del s. XVIII, durante el bombardeo e invasión francesa de 1706, el convento fue saqueado y los dominicos perdieron gran parte de su valioso patrimonio aparte de ver su iglesia y dormitorio profanados. Pese a las cuantiosas pérdidas que sufrió el convento, en 1764 los Predicadores ampliaron su iglesia alineando la fachada con la calle Mayor.

Veamos ahora qué escribió Viravens en 1876, sobre esta reforma:

Muy crecidas fueron las sumas que los frailes invirtieron en aquellas obras, pues la fachada de la parte del templo que se ensanchó, fue fabricada de cantería, exornando otra grandiosa puerta, abierta en la misma, una elegante portada y otros adornos del mejor gusto, labrados en piedra de jaspe.

Durante todos estos siglos, hasta el XIX, la principal tarea de los frailes dominicos era la de la enseñanza. hasta el 1809, año en el que, debido a los combates con las tropas francesas, fue necesario convertir el convento en hospital. La historia del colegio de Santo Domingo de Alicante terminaría finalmente el 8 de mayo de 1823, cuando fue cerrado el convento y los frailes conducidos a Cádiz..

Plano de la planta baja del convento

Los frailes volvieron aunque fueron explusados definitivamente en 1836 en la Desamortización de Mendizábal, un largo proceso en el que se expropiaron muchas propiedades de la Iglesia y órdenes religiosas y que duró desde finales del s. XVIII hasta principios del XX. Tras 24 años de abandono, finalmente fue subastado y demolido precisamente en 1850. Su puerta fue reciclada en la iglesia de Callosa d’En Sarrià.

Don José Gabriel Amérigo, que adquirió el edificio, construyó la Casa Amérigo, destinada a alquiler de viviendas.

LA TEORÍA DE AMÉRIGO

Si acudimos al Archivo Municipal de Alicante, y consultamos el plano Otros-101-0-687/0, comtemplaremos el plano original de la fachada de la Casa Amérigo, del arquitecto Vicente Pérez, y fechado el 22 de Mayo de 1855. Leemos el título, que es el siguiente:

PROYECTO DE FACHADA PARA LA CASA QUE TRATA DE CONSTRUIR DON JOSÉ AMÉRIGO SITUADA EN EL SOLAR DEL EXCONVENTO DE SANTO DOMINGO ENTRE LAS CALLES MAYOR Y DE LA PRINCESA DE ESTA CIUDAD.

Solo con el título sobra para entender que son dos construcciones distintas, ya que la Casa Amérigo se construyó en el solar del convento. Por si no es suficiente con esto, añado que la alineación de la calle del Mar era diferente a la actual Altamira, y que la configuración de ambas fachadas son totalmente distintas.

Pasemos ahora a disfrutar con las imágenes que Pedro ha realizado para recrear en 3d el convento. Es uno de los edificios que más le ha costado levantar, ya que solo ha dispuesto del plano de la planta baja, y varios dibujos y grabados.

Vista de la fachada del convento en la calle Princesa, hoy Altamira
Vista superior. A la derecha se aprecia el claustro, y detrás, dando a la calle
Mayor, la iglesia. En la fachada frontal se situaban las celdas de los frailes.
Vista desde la calle del Trinfo, actual Alberola Romero.
Otra vista de la fachada principal
Vista del castillo desde la terraza del convento
Imagen de la Casa Amérigo en la actualidad, restaurada y explotada como
hotel de cinco estrellas.
EL MONTAJE
A continuación, el montaje de rigor. En el caso del Convento de Santo Domingo, la pena es que la Casa Amérigo no se construyese en otro lugar, conservando así los restos del edificio religioso. De esta forma Alicante disfrutaría hoy de dos joyas de arte. El montaje no ha quedado muy vistoso por la estrechez de la calle Altamira, pero nos puede dar una idea de cómo quedaría el convento en la actualidad.